top of page

El blog de la energía crítica

¿Por qué la luz es tan cara? 3. Mercado marginalista, Pay-as-bid y fijación de precios

Para que cualquier red eléctrica funcione es necesario un mecanismo que coordine a los productores y a los consumidores y básicamente hay dos modelos posibles, uno en el que esta coordinación la hace mercado y otro en el que la hace el estado.


Si esta coordinación la hace el estado, puede hacerlo de diferentes formas, por ejemplo podría fijar los precios a los que se le pagaría a cada tecnología o por ejemplo podría decidir el precio de la electricidad para los consumidores. Aunque este sistema puede parecer una solución a unos altos precios de la luz, realmente tal y como nos demuestra la historia, solo lleva a una mayor intervención del estado, menores libertades civiles, cortes de suministro, mercado negro y escasez en el largo plazo.


Realmente el mercado eléctrico no es un mercado especial (Aunque cualquier político medio trate de convencernos de lo contrario) y siempre que un gobierno interviene los precios de un mercado sea el que sea, se producen consecuencias similares, de hecho el libro “4000 años de controles de precios y salarios” relata estas consecuencias, que se han repetido constantemente a lo largo de la historia de la humanidad. Por ello en los países del primer mundo los sistemas de fijación de precios no son muy habituales, y solo en aquellas áreas donde se aplican hay problemas.



Descartado por tanto para el correcto funcionamiento de un país un sistema de fijación estatal de precios, vamos a ver las ventajas e inconvenientes de los dos principales sistemas de fijación de precios de mercado, el mercado marginalista y el Pay-as-bid.


El mercado marginalista ha sido descrito en el artículo 2 de esta serie. El mercado Pay-as-bid es muy parecido al mercado marginalista, pero a cada generador de electricidad se le pagaría la cantidad que ha ofertado, en lugar de pagarles a todos los productores el precio de la oferta mayor que ha conseguido entrar en la subasta.


Las ventajas para el consumidor del sistema marginalista son:


-Si hay una producción renovable alta, nuclear alta y no entran en el pool las tecnologías más caras, los precios a esas horas llegan a ser cercanos a 0€, pero la realidad es que esto no es lo normal.


-Como normalmente entran a funcionar las tecnologías más caras, hay un gran beneficio por parte de los productores más eficientes, lo que incentiva a la inversión en una mayor cantidad de centrales eficientes y a que entren nuevos competidores en el sistema, sin embargo, las tecnologías más caras tienen menores márgenes de beneficio, lo que incentiva a un progresivo abandono de las mismas, este sistema por tanto incentiva a menores precios de la energía en el largo plazo.


La desventaja para el consumidor del sistema marginalista es la siguiente:


-Si hay pocos competidores en el sistema, existe un gran incentivo a que se pongan de acuerdo y siempre haya al menos una central cara produciendo en el sistema, lo que genera un mayor beneficio al oligopolio. Aunque a su vez, si es posible que otras compañías entren en el sistema, incentiva a que este oligopolio desaparezca.


La ventaja para el consumidor del sistema Pay-as-bid sería:


-Los precios máximos diarios que paga el consumidor serían un poco menores, ya que tecnologías como las centrales nucleares nunca podrían ofertar precios demasiado caros porque si se quedasen fuera de la subasta tendrían que apagarse y eso les perjudicaría más que cobrar un precio bajo. Haciendo que la media de precios bajase.


Las desventajas para el consumidor del sistema Pay-as-bid serían las siguientes:


-Este sistema desincentiva la inversión en tecnologías eficientes e incentiva la inversión en tecnologías caras, ya que aumenta los beneficios de las tecnologías menos eficientes y reduce los de las más eficientes.


-Es menos probable que existan ciertos momentos con precios cercanos a 0€.


Mucha gente cree que si se cambiase el sistema marginalista por un sistema Pay-as-bid el precio de la electricidad bajaría notablemente, pero la realidad es que en el sistema Pay-as-bid los productores (solo exceptuando las centrales nucleares que harían siempre lo posible por entrar) harían ofertas muy similares entre ellos y siempre cercanas al precio de la última tecnología en entrar al pool, obteniendo precios muy similares al mercado marginalista. La única tecnología perjudicada con el sistema Pay-as-bid es la nuclear.


Realmente, cualquier mercado de commodities usa un sistema Pay-as-bid y en la práctica, independientemente del coste de producción, estas tienen un precio similar en todo el mundo.


Aunque siempre se le da mucha importancia al sistema de fijación de precios en el coste de la factura de la electricidad, este es solo una pequeña parte, la mayor parte de la factura son impuestos y otros costes regulados que acaban en las arcas públicas, pero esto lo veremos en el siguiente artículo de esta serie.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page
Teléfono
Whatsapp